Inicio

Parroquia de Santa María la Antigua

 

CARTA DE LA PARROQUIA

Queridos hermanos y amigos:

Llega a vuestras manos esta Hoja Parroquial cuando nos disponemos a comenzar la Cuaresma. Sobre este tiempo litúrgico nos habla Miguel, pero no quiero dejar de comentar algún aspecto de este momento del año. Podemos decir que es el tiempo litúrgico más conocido, al menos externamente, desde las prácticas que le son propias y los diferentes actos y celebraciones que se realizan en él y la Semana Santa; con todo, no dejo de preguntarme si este conocimiento de la Cuaresma y su manifestación exterior es a lo que se limita nuestra vivencia de la Cuaresma o va más allá. No hay duda de que los diferentes actos y prácticas cuaresmales son manifestación de una gran devoción y religiosidad, pero no podemos quedarnos ahí, hemos de tener presente que lo determinante y lo que da sentido a todo, también a estas prácticas de Cuaresma, es la Pascua, la Resurrección. Es desde la Resurrección del Señor desde donde todo lo cristiano adquiere su razón de ser y es a su celebración a lo que nos preparamos y encaminamos en este tiempo: Si Cristo no ha resucitado, nuestra fe no tiene sentido, dirá S. Pablo. Así lo recogen diferentes oraciones y textos de la liturgia de Cuaresma; en ellos la referencia a la penitencia, la conversión y las prácticas cuaresmales van unidas a la afirmación de la Pascua, la vida de resucitados en línea con lo que afirma Pablo y que escuchamos como segunda lectura del Domingo de Resurrección: ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. En la misma línea se expresa un canto infantil para este tiempo, que dice: cuarenta días caminando hacia la Pascua de Jesús; la comunidad te invita a celebrar un nuevo cambio en tu vida.

A raíz de ello quisiera destacar la oración, dentro de los elementos que nos ayudan en el itinerario cuaresmal y que los escucharemos en el Evangelio del Miércoles de Ceniza, de ellos nos habla Miguel en su aportación. Destacar la oración es debido a que este año 2024 ha sido propuesto por el Papa como Año de la Oración en preparación del Jubileo del próximo año 2025. Un año en que redescubrir el valor y la necesidad de la oración, cómo orar y profundizar en ello. A ello dedicaremos las charlas cuaresmales los lunes en la Iglesia, además de los diferentes momentos de oración que tenemos habitualmente en nuestra Parroquia.

En este número encontrarás también, con ocasión de la Campaña contra el Hambre, que celebramos este domingo, 11 de Febrero, un texto que nos envía la Presidenta de MANOS UNIDAS. Desde este texto conocemos un poco más esta Asociación de la Iglesia que lucha contra e hambre en el mundo y espero que nos anime a colaborar con ella no sólo con la colecta de este fin de semana, sino también como voluntarios y formando parte de ella a lo largo del año.

En este fin de semana celebramos también una tanda del Curso Prematrimonial del Arciprestazgo en nuestra Parroquia. Uno de los matrimonios que estarán con ellos y que este año celebran sus Bodas de Plata nos ofrece su testimonio en estas páginas.

Finalmente, una llamada al recuerdo y a seguir adelante. Como sabéis en este año 2024 se cumplen 25 años de la finalización del magnífico retablo que preside nuestra Parroquia, logrado con mucho esfuerzo en 1999 y bendecido al año siguiente. No podemos dejar escapar la ocasión de contemplarlo, admirarnos de su belleza, profundizar en lo que nos transmite y celebrar la efeméride.

Que disfrutéis de una buena lectura y vivamos todos una buena Cuaresma que nos posibilite vivir en plenitud la Pascua.

Un abrazo, de vuestro Párroco,

José Juan


RESPONSABILIDAD ECONÓMICA

El Consejo de Asuntos Económicos nos hace llegar esta nota para público conocimiento de la Comunidad Parroquial:
A toda la COMUNIDAD PARROQUIAL:
Agradecemos el esfuerzo realizado en este año, y recordamos a toda la comunidad, que es imprescindible aumentar las suscripciones por banco, ya que esto nos aporta unos ingresos fijos que aseguran la posibilidad de hacer frente a todos los gastos del mantenimiento ordinario de la Parroquia.

Además recordamos los nuevos caminos de colaboración económica:
– Por donación con tarjeta a través de la terminal que hay en la Parroquia (en la entrada de la derecha).
– Por medio de la página DONO A MI IGLESIA entrando en esa página de la Conferencia Episcopal Española DONO A MI IGLESIA https://www.donoamiiglesia.es :
Acceder a la web y elegir la opción “donar a mi parroquia”. Elegir “código postal 28032” y en el desplegable elegir “Parroquia Santa María La Antigua”; elegir la cantidad a donar y si es única o recurrente.


– Y por el nuevo SISTEMA BIZUM, poniendo la CLAVE PARROQUIAL que es: 00825.

Pincha aquí para descargar el documento de suscripción: –>https://drive.google.com/open?id=1WaHLCnleAwP-g0d_G_irwx300HRAOcNq

Muchas gracias a todos, por la responsabilidad económica que día a día, crece entre nosotros.
Junta Económica de la Parroquia Santa Mª La Antigua


Ángelus

  1. V. El Ángel del Señor anunció a María,
    R. Y concibió por obra del Espíritu Santo.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  2. V. He aquí la esclava del Señor.
    R. Hágase en mi según tu palabra.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  3. V. Y el Verbo se hizo carne.
    R. Y habitó entre nosotros.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  4. V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
    R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.

Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno del todo a Ti. Amén