Inicio

Parroquia de Santa María la Antigua

 

Avisos ante la crisis del coronavirus

  • Atendiendo todas las indicaciones de las autoridades sanitarias acerca del aforo y la distancia interpersonal, podemos admitir hasta el 100% del aforo.
  • Diariamente tenemos Misa a las 19:30 horas.
  • Los domingos tenemos Misa a las 9.00, 11.00, 13.00 y 19:30 horas.
  • En su apartado correspondiente podéis ver las fechas y horarios de bautismo.
  • Los sacerdotes estamos siempre en la iglesia sobre las 19.00 horas., atendiendo o confesando a quien lo pida.
  • Cáritas atiende los jueves, de 17.30 a 19.00 horas.

Vuestros sacerdotes, Julián y Miguel

 

 

CARTA DE LA PARROQUIA

ADVIENTO: “PREPARA TU CASA… DIOS VIENE”

Queridos amigos y hermanos:

Aunque estamos en pleno otoño y el color gris de las mañanas, la brevedad de la luz del sol y la inexorable caída de las hojas nos hacen pensar que estamos en tiempo de crisis y de duelo, la pasada Visita Pastoral ha sido una experiencia de gracia y de eclesialidad que nos ha dado mucha esperanza y un empujón grande para seguir trabajando juntos en la construcción del Reino.

Caminar juntos, acompasando el ritmo de unos con otros ha sido el primer fruto de la visita, las demás semillas están sembradas con esperanza con los distintos encuentros que se han desarrollado en estos pasados días. Tenemos la certeza de que irán germinado y creciendo a lo largo de los próximos meses en el devenir de la vida pastoral y evangelizadora de la Parroquia. Hemos sentido que el Obispo es el hermano cercano que ante todo nos escucha y nos orienta ante las dificultades que estamos viviendo; lo que más esperanza ha dado a todos han sido sus palabras con los adultos-mayores, sus catequesis a los niños y a los padres y en fin, todas sus palabras, en especial en las distintas celebraciones de la Eucaristía que ha presidido durante estos días.

Decir “esto es lo que hay” o “así se ha hecho durante toda la vida” ha quedado claro que son expresiones que no van con nuestro espíritu cristiano, ya que llevan el inmovilismo y la asunción de la fatalidad como algo irremediable. Participar, escuchar a los demás, compartir nuestras experiencias y dificultades, es confiar en que entre todos podemos hacer algo para cambiar el rumbo de lo que dicen que esto no tiene solución y vamos al fin de nuestra civilización. La semilla se ha echado, la lluvia está cayendo, la fe no nos falta para saber que es posible recuperar la confianza en el ser humano que de un modo misterioso pero real está habitado por la presencia de Dios.

Sin saberlo nos hemos adelantado al Adviento; el tiempo de la ESPERANZA con mayúsculas Vivir este nuevo Adviento, es preparar nuestra casa para recibir el misterio y el regalo de la encarnación del Hijo de Dios. El año que hemos vivido también ha sido difícil por la pandemia, las consecuencias de las vacunaciones, los desastres naturales que nos acompañan y demás dificultades que todos vivimos en lo cotidiano de cada día; en medio de todo esto recuperar la esperanza, cuidarla y sentir que son posibles otras relaciones es verdaderamente el mejor regalo que podemos recibir para esta próxima Navidad.

Os invitamos a recuperar esta actitud; es el único camino para poder celebrar una Navidad con sentido cristiano; lo demás: adornos luces, regalos, fiestas… son ruidos que nos evaden y nos distraen de lo que verdaderamente merece la pena: acoger en nuestra casa la fe en la encarnación del Hijo de Dios que nos devuelve la certeza de que la humanidad tiene sentido contemplando al Niño-Dios que nació en Belén.

Os deseamos una feliz y santa Navidad:
¡¡ Que Dios nazca y habite en todas nuestras familias!!

Vuestros sacerdotes:

Miguel Vivancos y Julián Nicolás


RESPONSABILIDAD ECONÓMICA

Dada la situación que vivimos el Consejo de Asuntos Económicos nos hace llegar esta nota para público conocimiento de la Comunidad Parroquial:
A toda la COMUNIDAD PARROQUIAL:
Agradecemos el esfuerzo realizado en este año, y visto que la situación sanitaria, no termina de normalizarse, recordamos a toda la comunidad, que es imprescindible aumentar las suscripciones por banco, ya que esto nos aporta unos ingresos fijos que aseguran la posibilidad de hacer frente a todos los gastos del mantenimiento ordinario de la Parroquia.

Además recordamos los nuevos caminos de colaboración económica:
– Por donación con tarjeta a través de la terminal que hay en la Parroquia (Junto al Cristo Yacente).
– Por medio de la página DONO A MI IGLESIA entrando en esa página de la Conferencia Episcopal Española DONO A MI IGLESIA https://www.donoamiiglesia.es :
Acceder a la web y elegir la opción “donar a mi parroquia”. Elegir “código postal 28032” y en el desplegable elegir “Parroquia Santa María La Antigua”; elegir la cantidad a donar y si es única o recurrente.


– Y por el nuevo SISTEMA BIZUM, poniendo la CLAVE PARROQUIAL que es: 00825.

Pincha aquí para descargar el documento de suscripción: –>https://drive.google.com/open?id=1WaHLCnleAwP-g0d_G_irwx300HRAOcNq

Muchas gracias a todos, por la responsabilidad económica que día a día, crece entre nosotros.
Junta Económica de la Parroquia Santa Mª La Antigua


Ángelus

  1. V. El Ángel del Señor anunció a María,
    R. Y concibió por obra del Espíritu Santo.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  2. V. He aquí la esclava del Señor.
    R. Hágase en mi según tu palabra.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  3. V. Y el Verbo se hizo carne.
    R. Y habitó entre nosotros.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia…
  4. V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
    R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.

Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno del todo a Ti. Amén